Jueza reconoce inocencia de ex mando policial de Tlaxcala que fue torturado (Nota y video)
Juan Carlos Yáñez buscará la reparación del daño y revela que la tortura sufrida en su caso, es similar a la que se ve un video difundido en abril de 2015.

El ex mando de la Policía Estatal de Tlaxcala, Juan Carlos Yáñez Osornio, fue liberado el pasado 9 de octubre tras ser absuelto por falta de pruebas en cuatro imputaciones por secuestro exprés, señalamientos que se quedaron sin parte acusadora al final del proceso.

Tras casi tres años de litigio, las supuestas víctimas se retractaron de sus primeras declaraciones o las desmintieron de forma tajante con el argumento de que fueron presionados por la Procuraduría de Tlaxcala para incriminar a Yáñez Osornio y otros servidores públicos que fueron torturados en las instalaciones de esa dependencia.

Con la liberación de Juan Carlos Yáñez, seis de los siete acusados por la ex procuradora de Tlaxcala, Alicia Fragoso, de conformar una banda de secuestradores, ya fueron exculpados de forma definitiva de cualquier acusación criminal y también recuperaron su libertad.

En la primera entrevista que concede desde su liberación, Yáñez Osornio advirtió que buscará la reparación del daño y el pago de sus salarios caídos ahora que se comprobó su inocencia, pero descarta que vaya a regresar a Tlaxcala luego de enfrentarse a lo que califica como “un montaje” en su contra.

“Desgraciadamente, yo tuve que pisar un penal por tocar intereses del gobierno anterior, del ex gobernador de Tlaxcala, Mariano González, y de la ex procuradora estatal, Alicia Fragoso. Debido a todas las detenciones que se practicaron entre 2014 y enero del 2015, me dijeron que me iba yo a chingar por haberme metido con los intereses y el dinero del gobierno, denunció.

El ex mando policiaco explicó que la indemnización que busca es por las secuelas físicas que enfrenta tras ser víctima de tortura, más no por el tiempo perdido en prisión que sabe irrecuperable. Además, solicitó al actual gobierno de Tlaxcala que garantice su seguridad personal y la de su familia ahora que una jueza decretó su libertad sin reservas.

Largo camino para probar la tortura y fabricación de pruebas

El proceso para los siete detenidos y acusados en falso en este caso de tortura que llegó hasta la ONU no fue fácil ni rápido. Juan Carlos Yáñez estuvo en prisión 2 años con 8 meses y ahora enfrenta las secuelas físicas por la tortura que sufrió al momento de su detención ocurrida el 21 de enero del 2015.

La defensa del ex delegado de la Policía Estatal en Apizaco, Tlaxcala, tuvo que ganar tres amparos que invalidaron igual número de imputaciones en su contra y agotar todas las instancias para que se le aplicara el Protocolo de Estambul, un peritaje solicitado por la ONU que confirmó los actos de tortura que vivió y denunció desde el día de su captura.

“Este caso fue derivado de un montaje, de una detención ilegal por parte de la ex procuradora de Tlaxcala, Alicia Fragoso, en su momento se denunció que ella directamente instruyó la captura con pruebas fabricadas, violando el debido proceso, incurriendo en actos de tortura, por eso recurrimos al amparo de la justicia federal y jurídicamente se demostró la falta de elementos para condenarlo”, sostuvo el abogado Jorge Lara Rivera.

La liberación se dio por orden de la Jueza Primero de lo Penal del Distrito Judicial de Guridi y Alcocer, Ernestina Carro Roldán, quien reconoció que no existía ningún elemento probatorio para acusar a Juan Carlos Yáñez de secuestro exprés.

La resolución se dictó en un incidente de desvanecimiento de datos de prueba luego de que la supuesta víctima de secuestro expŕes, Gesarel Hernández Santacruz, reconociera ante la propia juzgadora local que nunca fue privado de su libertad y que fue presionado para declarar en contra de Yáñez Osornio y otros servidores públicos.

“No, no la reconozco (la declaración ministerial) porque yo nunca declaré eso, yo nunca fui detenido ni privado de mi libertad, ni rescatado ni liberado porque nunca fui secuestrado”, declaró Gesarel el 11 de agosto del 2015.

Aún así, tuvo que pasar más de un año y concretarse el cambio de gobierno en el Estado de Tlaxcala, para que la Jueza Ernestina Carro resolviera que en el caso de Juan Carlos Yáñez “si no hay delito, no puede haber responsabilidad penal”.

El ex subprocurador Jurídico de la PGR, Jorge Lara, consideró que los poderes judiciales de los estados todavía están sujetos a los intereses de los poderes locales, debido a la falta de controles y rendición de cuentas, por lo que en el caso de Juan Carlos Yáñez fue necesaria la intervención de la ONU para revertir un proceso iniciado mediante torturas.

“Esto habla de los retos y las deficiencias en nuestro sistema de justicia, particularmente en los estados donde a sabiendas de que no están bajo la mirada de los medios críticos y las organizaciones de la sociedad civil que exigen cuentas, actúan bajo sus propios intereses. Se volvió un caso paradigmático, prueba de ello es que tuvo que intervenir la ONU tras conocerse las anomalías del caso”, sentenció.

Invalidada la declaración de la supuesta víctima por su retractación, las “confesiones” de Juan Carlos obtenidas mediante tortura y los testimonios de los policías aprehensores por el “aleccionamiento” y las contradicciones de sus testimonios, la sentencia concluye que “se tiene por no acreditado el delito de secuestro exprés” en contra del ex mando policiaco.

Para el abogado Jorge Lara, especializado en lavado de dinero y en el sistema penal acusatorio, el caso de Juan Carlos Yáñez demostró la burocratización del Poder Judicial Federal, que dilató sus diligencias; así como las presiones de los gobernadores hacia los jueces y magistrados locales.

“En estos casos se deja sentir todo el peso de la ley, porque pasan muchas cosas que no pueden suceder sin la autorización del Gobernador, por lo que también tiene que ser responsabilizado de esta circunstancia”, advirtió.

lesiones_1

El escándalo de tortura en Tlaxcala

El 21 abril de 2015, se dio a conocer un video en el que se observa cómo policías ministeriales de Tlaxcala torturan a una persona detenida, a la cual interrogan colocándole una bolsa de plástico en la cabeza.

El método de asfixia, provoca que el presunto secuestrador casi pierda el conocimiento y se vaya de espaldas, por lo que tiene que ser reanimado por los agentes ministeriales.

En su momento, la ex procuradora de Tlaxcala, Alicia Fragoso, negó que el video se hubiera grabado dentro de las instalaciones de esa dependencia, pero Juan Carlos Yáñez aseguró que tras ver la grabación en varias ocasiones, está seguro de que fue torturado en el mismo lugar.

Agregó que los métodos de tortura son prácticamente idénticos y que se trata del mismo modus operandi, por lo que no duda en señalar que la tortura en ambos casos ocurrió en unos baños pertenecientes a la Procuraduría de Tlaxcala y que los torturadores fueron policías ministeriales de Tlaxcala.

A casi tres años de ambos hechos de tortura, la investigación sobre el caso de los siete policías que fueron torturados, incluyendo el caso de Juan Carlos Yáñez, no ha avanzado, por lo que tampoco hay castigo ni una sanción en contra de los responsables.






Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]