Mexicano, sentenciado a dos cadenas perpetuas por homicidio en Texas
La Oficina del Procurador Federal para el Norte de Texas informó que Cepeda Cortés fue sentenciado por el juez Terry R. Means a dos cadenas perpetuas además de una condena de 20 años.

El mexicano José Luis Cepeda Cortés fue sentenciado a dos cadenas perpetuas por participar en el homicidio del abogado Juan Guerrero Chapa, defensor del ex jefe del cártel del Golfo, Osiel Cárdenas Guillén, en un suburbio de Dallas en 2013.

Cepeda Cortés, de 60 años de edad, fue declarado culpable en mayo pasado de acoso interestatal, conspiración para cometer asesinato por contrato o sueldo y manipulación de documentos o procedimientos.

Su primo hermano, Jesús Gerardo Ledezma Cepeda, también fue declarado culpable en el mismo caso y está programado a ser sentenciado el próximo martes. Él enfrenta una sentencia de cadena perpetua y una multa de hasta 250 mil dólares.

En el juicio en mayo pasado, el procurador federal Joshua Burgess argumentó que Ledezma Cepeda y Cepeda Cortés fueron contratados para ubicar y rastrear a la víctima para luego conducir al asesino hacia la misma.

El homicida de Guerrero Chapa no ha sido identificado y permanece prófugo.

Un tercer acusado en el caso, Jesús Gerardo Ledezma Campano, de 33 años, hijo de Ledezma Cepeda, se declaró culpable del cargo de acoso interestatal antes de que se iniciara el juicio en mayo pasado.

Ledezma Campano colaboró con las autoridades declarando en contra de su padre y de su tío, y en agosto pasado fue sentenciado a 20 años de cárcel.

El abogado Juan Guerrero Chapa fue asesinado el 22 de mayo de 2013 de varios balazos en el tórax, tras subir a su automóvil en el estacionamiento de un centro comercial de Southlake, un suburbio del noreste de Dallas.

Guerrero Chapa defendió durante varios años a reconocidos integrantes del cártel del Golfo, incluyendo a su ex líder, Osiel Cárdenas Guillén, quien actualmente cumple una sentencia de 25 años en una prisión federal de Estados Unidos.

Los abogados de Ledezma Cepeda argumentaron en el juicio que su cliente se vio obligado a acechar a Guerrero Chapa, por Rodolfo Villarreal Hernández, un líder del cártel de los Beltrán Leyva conocido como “El Gato”.

Ledezma Cepeda se desempeñó durante muchos años como investigador privado en México y había realizado un trabajo previo para “El Gato”, incluyendo la colocación de rastreadores de sistemas de posicionamiento global “GPS” en el automóvil de un jefe de policía que luego fue ultimado.

De acuerdo con la defensa de Ledezma Cepeda, “El Gato” ordenó el homicidio de Guerrero Chapa para vengar el asesinato de su padre, al hacerlo responsable del mismo.

Según la defensa, Guerrero Chapa administraba una gran empresa criminal en cuyas actividades se incluyen asesinatos, tráfico de drogas, secuestro, extorsión, soborno, blanqueo de dinero y tortura.

Los abogados de Cepeda Cortés sostuvieron por su parte que su cliente fue “engañado” por Ledezma Cepeda en ayudar a encontrar a Guerrero Chapa.

Ledezma Cepeda admitió que reclutó a su primo para ayudar con la traducción y las compras en Estados Unidos y lo llevó a creer que estaba trabajando en una investigación privada para localizar a una persona. (NTMX)





Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]