opinión*
Se agudiza la pobreza urbana
por Araceli Damián
(Foto: Archivo Cuartoscuro/Rashide Frias)

Se agudiza la pobreza urbana

Araceli Damián

¡Visca la República de Catalunya!

Una vez que hemos perdido la posibilidad de conocer la evolución del ingreso de los hogares 2014-2016, debido a la unilateral decisión del INEGI (Instituto de Estadística y Geografía) de iniciar una “nueva serie histórica” de la Encuesta de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH), en 2016, sin mantener la comparabilidad de los datos con años anteriores, hemos recurrido al cálculo de la pobreza con el gasto corriente de los hogares, ya que como hemos explicado,1 esta variable no resultó afectada por los cambios de procedimientos de captación de la información hechos por el INEGI.

Para hacer comparables los datos de la pobreza medida con el gasto de los hogares, con la de ingreso del CONEVAL (Consejo de Evaluación de la Política Social) para 2014 y 2016, tuve que revisar de nuevo la forma como este organismo construye la variable de ingreso corriente total del hogar (ICT).

El ICT tiene dos componentes: el monetario y el no monetario. En el primero, se contabilizan las percepciones de los hogares provenientes de diversas fuentes.2 El ingreso no monetario se refiere al valor de los bienes y servicios que los hogares producen para el autoconsumo, el de la renta que tendrían que pagar por su propia vivienda, lo que reciben como pago en especie en su trabajo (vales de despensa y el valor de los alimentos, transporte y otros bienes y servicios reciben en sus empleos) y lo que otorgan, también en especie, otros hogares y los organismos públicos y privados. Al estar constituido por bienes y servicios para el consumo, el ingreso no monetario es considerado también gasto no monetario.

Para medir la pobreza, sin embargo, el CONEVAL no incluye todos los rubros de ingreso/gasto no monetario. En un documento publicado con los cambios metodológicos realizados entre 2008 y 2010, para medir la pobreza, el CONEVAL explica que para construir el ingreso de los hogares consideró únicamente “los flujos monetarios y no monetarios que no ponen en riesgo o disminuyen los acervos de los hogares”.3 Dicho esto y sin justificación adicional eliminó el autoconsumo. En mi opinión esto es un grave error que subvalúa el ingreso, sobre todo de campesinos.

También eliminó el valor imputado de la vivienda propia. Este es, también, un rubro de ingreso y de gasto. Es posible que esta decisión fuera tomada por CONEVAL debido a que no supo cómo resolver la crítica que Julio Boltvinik y yo hicimos cuando el Comité Técnico para la Medición de la Pobreza (que antecedió al CONEVAL) tomó la decisión de comparar la línea de pobreza extrema (que sólo incluye alimentos crudos) con el ingreso total de los hogares, que incluye el valor estimado de la vivienda propia, como si las personas pudieran transformar sus ladrillos en alimentos. Al no saber cómo resolver este problema, el CONEVAL de plano eliminó este concepto del ingreso no monetario de los hogares.4

Estas dos decisiones afectan la medición de la pobreza y ocultan diferencias entre los hogares. Por ejemplo, dos familias en zonas rurales, una con producción de autoconsumo y la otra sin ésta aparecen con el mismo nivel de “bienestar”, aun cuando la primera tiene una mayor satisfacción de su necesidad alimentaria. De igual forma, dos hogares, uno que paga renta por su vivienda y el otro no, son identificados por el CONEVAL con el mismo nivel de “bienestar”, cuando el que renta tiene menor ingreso disponible para satisfacer todas sus demás necesidades.

No considero acertado eliminar el autoconsumo y la renta imputada de la vivienda. Sin embargo, para hacer comparables mis datos de pobreza con los de CONEVAL, construí la variable de gasto corriente total (monetario y no monetario) sin considerar estos dos rubros de ingreso/gasto. Además, seguí los pasos de este organismo para ajustar el ingreso de los hogares antes de compararlo con las líneas de bienestar (LB) y de bienestar mínimo (LBM).5 Los datos que publico el día de hoy son ligeramente distintos a los de mi colaboración anterior arriba citada, ya que en aquella ocasión sí consideré el autoconsumo.

Con esta nueva construcción de gasto se modifica claramente la tendencia a la baja en la pobreza que estimó el CONEVAL entre 2014 y 2016 (véase cuadro anexo). Nuestros datos muestran que los estratos más pobres sufrieron un deterioro mayor en sus condiciones de vida, ya que el porcentaje de población cuyo gasto está por debajo de la LBM aumentó casi tres puntos porcentuales, mientras que la que está bajo la LB lo hizo en dos puntos. En cambio, según CONEVAL la pobreza bajó en ambos casos.

Es relevante notar que el alza en la pobreza se debe sobre todo al deterioro en las condiciones de vida urbanas. En esas zonas el porcentaje de personas con gasto menor a la LBM aumentó 3.7 puntos porcentuales, en cambio en las zonas rurales el porcentaje se mantiene sin cambio. Además, la pobreza total (población con ingreso menor a la LB) creció en 2.3 puntos porcentuales en el medio urbano, mientras que en el rural creció apenas por arriba de un punto porcentual.

Estos datos reafirman lo que advertimos la semana pasada. La pobreza es mayor en 2016 que en 2014. No obstante, el INEGI y CONEVAL, inventaron un dato de ingreso de los hogares que permite hacernos creer que la pobreza bajó, lo que favorece la imagen del gobierno federal.

Nuestros datos permiten afirmar que el modelo económico seguido hasta ahora continúa deteriorando el nivel de vida de la población y que, además, debido a que la pobreza en las zonas urbanas está creciendo más rápidamente, el porcentaje de personas en esta situación en las ciudades (66.4% en 2016), ha dejado de ser, aparentemente, similar al de las zonas rurales (70%). Sin embargo, es importante aclarar que los porcentajes en ambos medios se han aproximado debido, no sólo al deterioro de las condiciones de vida urbanas, sino también a que el CONEVAL mide la pobreza rural con una LB que sólo representa 65% de la LB urbana, sin justificación alguna.

Es tiempo ya de impulsar una política social que favorezca también a los pobres urbanos. El 2018 será decisivo para que ello se cumpla.

Pobreza por ingresos según CONEVAL y cálculo alternativo con el gasto de los hogares.

Nacional, rural y urbano, 2014-2016 (porcentajes de población)

 

Nacional

 

Rural

 

Urbana

 

2014

2016

Cambio

 

2014

2016

Cambio

 

2014

2016

Cambio

CÁLCULO CONEVAL (a)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Población con ingreso inferior a la LBM

20.6

17.5

-3.1

31.9

29.2

-2.7

17.1

13.9

-3.2

Población con ingreso inferior a la LB

53.2

50.6

-2.6

62.4

59.7

-2.7

50.5

47.8

-2.6

CÁLCULO ALTERNATIVO CON GASTO (b)

Población con gasto inferior a la LBM

24.3

27.2

2.9

34.2

34.2

0.0

21.4

25.1

3.7

Población con gasto inferior a la LB

65.3

67.3

2.0

 

69.1

70.2

1.1

 

64.1

66.4

2.3

LB: Línea de bienestar; LBM: Línea de bienestar mínimo.

Fuente: (a) Anexo Estadístico 2010-2016, CONEVAL; (b) estimaciones propias con base en microdatos de la ENIGH 2016

2 Remuneraciones por trabajo subordinado, ingreso por trabajo independiente, el derivado de la renta de la propiedad, los regalos en dinero recibidos de otros hogares y las transferencias monetarias otorgadas por el gobierno o instituciones privadas.

4 Podía, por ejemplo, haber calculado la pobreza extrema por ingreso sin incluir este concepto, pero incluirlo para medir la pobreza la total.

5 Tomé en cuenta la frecuencia con la que se otorgan las transferencias y eliminé, como el CONEVAL, las que no son recurrentes. También consideré lo que llamó economías de escalas y escalas de equivalencia para ajustar el ingreso de los hogares

Araceli Damián

Es Diputada Federal por Morena y preside la Comisión de Seguridad en la Cámara de Diputados. Es Profesora-Investigadora con licencia del Centro de Estudios Demográficos, Urbanos y Ambientales de El Colegio de México. Es miembro del Sistema Nacional de Investigadores. Es Doctora en economía urbana por la Universidad de Londres, Inglaterra.


*La opinión aquí vertida es responsabilidad de quien firma y no necesariamente representa la postura editorial de Aristegui Noticias.
Temas relacionados:
INEGI
Opinión


    Contenido Relacionado


  1. Sedesol cancela fondo para atender pobreza extrema en Chiapas; recursos irán a reconstrucción (Video)
    septiembre 28, 2017 3:48 pm
  2. Desastres naturales, solidaridad y pobreza
    septiembre 25, 2017 12:13 pm
  3. Salario rosa, sólo para mujeres en pobreza extrema, aclara Del Mazo después de asumir el poder
    septiembre 19, 2017 10:42 am
  4. Número de personas en pobreza aumenta de 2014 a 2016
    septiembre 18, 2017 9:35 am
  5. Una mirada después del temblor al corazón de la pobreza en México
    septiembre 15, 2017 6:29 pm
  6. Si los ingresos de los hogares aumentan, ¿por qué no sus gastos?: Araceli Damián
    septiembre 11, 2017 5:45 pm
Escribe un comentario

Nota: Los comentarios aquí publicados fueron enviados por usuarios de Aristeguinoticias.com y han sido editados en orden de llegada. Invitamos a los usuarios a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]