Testimonio: “Tlatelolco y la larga sombra de la impunidad”
Javier Zúñiga, asesor de Amnistía Internacional, era profesor universitario a finales de la década de los 60, fue testigo de la masacre y sobrevivió refugiado en un edificio cercano a la Plaza de las Tres Culturas.
Ceremonia_2-ok
(Foto: Cuartoscuro)

Éste es el artículo completo de Javier Zúñiga, asesor de Amnistía Internacional, que relata su experiencia durante la matanza en la Plaza de las tres Culturas hace 45 años, como profesor universitario.

Tlatelolco y la larga sombra de la impunidad

Javier Zúñiga, asesor especial de Amnistía Internacional

Empezaba a anochecer mientras contemplaba la multitud desde una avenida que daba a la plaza.

“¡El ejército! ¡El ejército!”, empezó a gritar la gente desde los edificios cercanos. Entonces vimos que entraban en la plaza pequeños vehículos blindados y soldados con rifles. Saqué a mi hijita y a mi esposa de allí y nos refugiamos en un edificio próximo.

Cuando nos íbamos, un helicóptero sobrevoló la zona y lanzó una bengala. Y ahí comenzaron los disparos.

A primera hora de la mañana siguiente regresamos a la Plaza de las Tres Culturas, en la zona de Tlatelolco de Ciudad de México, y vimos los montones de cinturones y zapatos apilados. En el suelo continuaban los charcos de sangre, y en las columnas de cemento que había en torno a la plaza había agujeros de balas a la altura de los ojos.

En aquella época yo era profesor universitario y había ido allí a ver a mis alumnos, que estaban en huelga, siguiendo la estela de las protestas de 1968. Pero las repercusiones de la protesta y la brutal represión se convertirían en una lección de impunidad para todos nosotros.

Ésa es mi experiencia de lo que dio en llamarse “matanza de Tlatelolco”. Aunque han pasado 45 años, ese 2 de octubre es un día que nunca olvidaré.

Y es también una fecha que continúa siendo un punto de referencia para las violaciones de derechos humanos que se siguen cometiendo en México.

Hay pocos casos de impunidad tan flagrantes y escandalosos como la masacre que se cometió en la Plaza de las Tres Culturas. Sigue habiendo cientos de supervivientes (es decir, de testigos). Aún viven centenares de soldados y miembros de las fuerzas de seguridad que participaron en la matanza, y se conocen los nombres de quienes eran sus jefes aquel día. El entonces presidente Díaz Ordaz incluso aceptó la responsabilidad jerárquica por lo sucedido.

Y, sin embargo, ni una sola persona ha sido juzgada y condenada por participar en la matanza: una injusticia intolerable.

Este mes de octubre se cumplen 36 años desde que empecé a trabajar para Amnistía Internacional, luchando, junto con otras muchas personas, contra la impunidad en América y en otras partes del mundo. A lo largo de estos 36 años he visto, de Guatemala a Perú, a Argentina y a Chile, cómo ha empezado a caer el muro de la impunidad por las violaciones de derechos humanos cometidas en el pasado.

Pero no en México.

Para mí, para las personas que sobrevivieron, y para la sociedad mexicana, Tlatelolco seguirá siendo una herida abierta mientras no se garantice verdad, justicia y reparación para las víctimas de ese infausto 2 de octubre de hace 45 años.

Creo firmemente que la impunidad por lo ocurrido en Tlatelolco da alas a la impunidad actual.

“¿Por qué, por qué, por qué?” Me lo he preguntado miles de veces.

Creo que la respuesta radica en una característica fundamental del sistema político mexicano y en varios aspectos secundarios.

Desde la independencia, en este sistema ha imperado la figura del presidente de la República, un dominio que se volvió aún más férreo tras la Revolución.

Como consecuencia, en 1968, la figura del presidente se veía como alguien todopoderoso e intocable, que ejercía un poder absoluto sobre todas las instituciones del Estado. Sin ser un dictador militar, el presidente Díaz Ordaz tenía tanto poder como el general Augusto Pinochet, el dirigente militar de Chile, o incluso más.

En México, cientos de personas fueron víctimas de tortura y desaparición forzada a consecuencia de la estrategia de contrainsurgencia del gobierno de Díaz Ordaz, que perseguía a los activistas políticos, y no sólo a los grupos armados de oposición que actuaban en varias zonas del país. Las víctimas de estas graves violaciones de derechos humanos quedaron totalmente abandonadas a su suerte.

Según una norma no escrita, el presidente Díaz Ordaz podía designar a su sucesor. Dos días después de la matanza de Tlatelolco, su ministro del Interior, Luis Echeverría -–directamente implicado en los homicidios–, se convirtió en presidente. Esa decisión consolidó la impunidad, y los gobiernos posteriores del Partido Revolucionario Institucional (PRI) la confirmaron al impedir la rendición de cuentas.

Hubo que esperar al fin del gobierno del PRI, en 2000, y la toma de posesión del presidente Vicente Fox para que las víctimas y la sociedad pudiesen albergar ciertas esperanzas de que por fin se fuese a iniciar una investigación seria sobre Tlatelolco y otros graves abusos cometidos en esa época. Incluso se designó a un fiscal federal especial para que la llevase a cabo. Pero, al final, no ocurrió nada; los perpetradores continuaron gozando de inmunidad.

La sensación de que los funcionarios públicos responsables de graves violaciones de derechos humanos tienen garantizada la impunidad ha ensombrecido la vida mexicana. Hoy en día, las personas desaparecidas ya no son activistas políticos ni miembros de grupos guerrilleros de izquierdas. Cualquier persona corre peligro de ser víctima de desaparición forzada o tortura si se encuentra en el lugar y el momento equivocado.

En los últimos años, el número de informes de tortura y desapariciones forzadas, incluidos los casos de Nuevo Laredo en agosto de este año, ha ido aumentando rápidamente. Los indicios apuntan a que la policía y las fuerzas de seguridad son responsables de estas graves violaciones de derechos humanos. Pero no se piden responsabilidades a nadie, y sistemáticamente se hace caso omiso de las víctimas y se desdeñan sus reclamaciones. ¿Les suena?

Las violaciones de derechos humanos siguen siendo una parte habitual de las operaciones relacionadas con la seguridad pública, porque las autoridades hacen la vista gorda y se niegan a erradicarlas.

Así pues, se puede trazar una línea directa entre la ausencia de verdad y justicia por la matanza de Tlatelolco y las violaciones de derechos humanos que se comenten actualmente.

México ha sufrido 45 años de impunidad. Si las autoridades no actúan para ponerle remedio, la impunidad continuará extendiendo su veneno.

Enrique Peña Nieto tiene ahora la oportunidad de decidir si es otro eslabón de la cadena de la impunidad o el presidente que acabe con ella de una vez por todas.



Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]
 
América derribó al menos 18 árboles para "Cancha del Centenario",
Lo hizo sin permisos ni trámites.
RoxyMTodd Roxy Todd
Also, why after this election are we so obsessed with "poor whites". Classicism, not only racism, is pushing America apart.
0 retweets less than a minute ago
AngelMoretaAG Angel Moreta
Peligra unidad y mundo pluripolar en américa https://t.co/UjiezrnSFK
0 retweets less than a minute ago
samorr1 sam orr
Gojira and opeth touring America together please let that come to the uk
0 retweets less than a minute ago
@CMuhammad3 @TrueIslamUSA Christians don't like how America is either.
0 retweets less than a minute ago
DenaliSun DenaliSun
@maggieNYT an intelligence gleaned from magazine covers, corrected by short talk with expert. There's no hope for America.
0 retweets less than a minute ago
doIIarhoe lil nappy
We're watching a documentary about 9/11 and 99.9% of it is them blaming Bush I love America
0 retweets less than a minute ago
joaocfpinheiro João Pinheiro
Comemoração do centenário de Vergílio Ferreira https://t.co/EgxiMN3dGT https://t.co/7z3v6n5LJ4
0 retweets less than a minute ago
howlongisnow73 How Long Is Now?
I liked a @YouTube video https://t.co/Uii0E879VY Coming to America
0 retweets less than a minute ago
randydeabay CONSTITUTIONALIST
Are you familiar with the procedures for immigrating to America? If not, try not to discuss until you get the facts. https://t.co/xJiVXZPC5T
0 retweets less than a minute ago
You don't hav 2 hav a reason 2 luv America,but u can. Ulike the newly ordained "Generation puppies & blankies".Punk… https://t.co/crerVTYYL1
0 retweets less than a minute ago
RealStreicher Jimmy Streich
Will America Pay to Protect Trump Buildings All Over the World? https://t.co/GP8w2quAcO via @YahooFinance
0 retweets less than a minute ago
Ponydigger9 lil mini wheat
Brad Stevens looks like he has the fastest serve in North America #TheStarters #tennisproforsure
0 retweets less than a minute ago
janellwins Janel Lafferty
RT I want to #win a #CaptainAmerica cutting board @JavaJohnZ #Giveaway ends 12/19 https://t.co/X36RKdsbhe
0 retweets less than a minute ago
_okay_no Mari
I hate when people say, "IlYou look so white, not Mexican" Do you need me to explain colonialism in Latin America to you, Karen?
0 retweets less than a minute ago
What would America look like if Christopher Columbus didn't invade?
0 retweets less than a minute ago