Tras trifulca y pese a ley, pobladores embalsan y sueltan toros en Tlacotalpan
"¡Queremos toros! ¡Queremos que la tradición no se rompa!", el clamor.

Nada pudo hacer la Fiscalía General del Estado para evitar que decenas de tlacotalpeños cumplieran con la tradición de embalsar toros por las aguas del río Papaloapan, en Veracruz, y soltarlos en las principales calles de la ciudad.

Los operativos y el despliegue policiaco no lograron su objetivo y la ley del pueblo estuvo por encima de la Ley de Protección a los Animales de Veracruz, la cual prohíbe espectáculos como el que se vivió este miércoles en la ciudad denominada Patrimonio Cultural de la Humanidad.

El clamor de los tlacotalpeños fue uno y se puede resumir en un grito que repitió una y otra vez doña Rosalía: “¡Queremos toros! ¡Queremos que la tradición no se rompa! Que no nos agarren de pendejos, esta es la fiesta del pueblo y de este vivimos”.

El anuncio del gobierno estatal sobre la cancelación de la celebración taurina hizo mella en el arribo de visitantes a Tlacotalpan, pues a diferencia de años anteriores, para las 11 de la mañana del miércoles las calles lucían desiertas, con la única presencia de vendedores de cerveza y playeras.

En la entrada del poblado, sobre la carretera principal, la Fiscalía Especializada en Investigación de Delitos Ambientales y Contra los Animales instaló un módulo integrado por la Policía Ministerial y una oficina del ministerio público.

Pese a la advertencia gubernamental de que habría sanciones para quien incurriera en el maltrato y utilización de toros para fines de diversión, en el pueblo se esparció el aviso: “a las 12 del día iremos hasta el rancho La Mulata y los traeremos”.

***

Terminada la tradicional regata que se organiza en el río Papaloapan, unas 20 embarcaciones se dirigieron hasta La Mulata, el sitio donde suelen resguardar a los 6 toros antes del traslado.

Sin embargo, cuando los pobladores llegaron al lugar los toros no estaban. Minutos antes, con la intervención de la Policía Ministerial, se detuvo a 10 vaqueros que se disponían a enfilar a los toros al embalse.

Esto despertó la ira de los tlacotalpeños, que acusaron al alcalde Homero Gamboa Martínez de no permitir el espectáculo, aun cuando este también se encontraba en el rancho a la espera del embalse.

“En su momento hice las recomendaciones prudente y advertí que la gente iba a actuar así. Conozco mi tierra y a la gente (…) primero quisieron detener una panga por razones inexplicables y ahorita me avisan que la Fiscalía detuvo a los vaqueros.

“Así no se hacen las cosas. Nosotros ya teníamos todo organizado para la seguridad de la gente y para que los toros no fueran maltratados, pero esto ya no es responsabilidad nuestra”, dijo el alcalde.

La gente regresó a sus embarcaciones y navegaron un par de kilómetros río abajo hasta llegar al rancho conocido como Quinta Vergara, donde la Policía Ministerial tenía resguardados los toros y a la decena de vaqueros.

***

Decididos a liberar a los astados, un grupo de 20 tlacotalpeños encaró a los ministeriales y exigió que permitieran continuar con la tradición. Uno de sus argumentos se centró en que sin el embalse, los ingresos económicos se verían afectados.

Los ciudadanos dialogaron con Andrés de la Parra Trujillo, fiscal especializado en delitos contra el ambiente y los animales, quien afirmó que la responsabilidad recaía en el Ayuntamiento.

“El gobierno municipal sabía perfectamente que esta fiesta no se podía hacer. Reclamen a las autoridades municipales y al alcalde, pues ustedes me están diciendo que ellos contribuyeron a la organización”, expresó.

De la Parra Trujillo detalló que los vaqueros fueron detenidos por crueldad animal y se abrirá una investigación por incumplimiento de un deber legal contra el Ayuntamiento de Tlacotalpan.

“La gente no tiene la culpa. Los responsables son los del Ayuntamiento que no informaron oportunamente de que ya existe una ley que debe acatarse y que no impusimos nosotros”, insistió.

***

No conformes con la postura de la Fiscalía, el reclamo por la falta de toros escaló y una turba irrumpió en el Palacio Municipal. La media docena de policías no pudo contener a la muchedumbre y rociaron gas pimienta para intentar dispersar a los inconformes.

Rebasados por la gente, los uniformados no opusieron resistencia y un grupo de sujetos logró romper los candados de la puerta principal.

“¡Alcalde, salga! ¡Queremos a los toros!”, gritaron y subieron a la oficina de Gamboa Martínez, quien insistió en que poco podía hacer y la autorización era de la Fiscalía.

Los argumentos del alcalde fueron insuficientes y lo obligaron a que encabezara una caminata hasta el rancho llamado Quinta Vergara, pues no concebían una fiesta de la Candelaria sin el espectáculo taurino.

El munícipe propuso hablar con el fiscal Andrés de la Parra y cuando se dirigieron al módulo temporal, los funcionarios sd fueron.

“Pido la renuncia de ese fiscal especializado, que nadamás vino a alborotar y cuando era la hora de hablar con la gente no tuvo el valor.

“Es una pena que el gobierno estatal diga que no hay dinero para la fiesta, pero sí hubo para un operativo. Ayer hablé al secretario de Gobernación, Rogelio Franco Castán para pedir apoyo y nunca tuve respuesta”, agregó.

En un segundo intento, las embarcaciones cruzaron el llamado río de las mariposas y no hubo marcha atrás: localizaron a un par de toros y los amarraron a las lanchas para que estos nadaran hasta el muelle del Almendrito.

Pasadas las 4 de la tarde, en Tlacotalpan se vivió la escena que se ha perpetrado durante más de 240 años: toros bañados en cerveza, escupitajos, botellas y agredidos con todo tipo de objetos para provocarlos. Nada cambió en la Perla de la Cuenca del Papaloapan.

(Información: Israel Hernández/ Imagen del Golfo)



Temas relacionados:
SOCIEDAD
Veracruz


Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]