‘Prefiero leer que escuchar a John Cage’: Héctor Manjarrez #Letrasynotas
El escritor mexicano publica el libro de cuentos ‘Los niños están locos’.
(Redacción AN).

No sólo de libros vive el hombre. A través de los relatos de Héctor Manjarrez (1945) circula música, cine, pintura, literatura, es decir todo aquello que se conoce como bella arte. Su libro más reciente, Los niños están locos (Era), es un regreso a la infancia y la adolescencia de mediados del siglo XX. Sirva el pretexto para que prosista nos trace un recorrido musical que inicia con el danzón y termina con los bluseros africanos, con escalas obligadas en Beethoven y los Stones.

Su libro Los niños están locos, reúne relatos de niños y adolescentes. ¿Qué música envuelve estos cuentos?

La música de Pérez Prado, Elvis Presley, Acerina y Carlos Campos. Danzón, mambo y primer rock and roll.

¿Es la música que usted escuchaba?

Sí, es la música que escuchaban los adultos y la Ciudad de México. Mambo, cha cha cha y rock and roll.

¿Escucha música mientras escribe?

Ya no, pero hubo una época en que escuchaba rock y música clásica de los siglos XIX y XX, incluyendo a los compositores de la postguerra europea como Stockhausen o Boulez. Ya no los escucho ni aunque me paguen. Son aburridos y pretensiosos, pero nos parecían nuevos porque presumían de abrir nuevas avenidas para la sensibilidad y el pensamiento. Llegó un momento en el que me aburrió la vanguardia en la música y en la literatura.

¿Incluiría a John Cage?

Prefiero leer que escuchar a John Cage. Fue una novedad que no duró demasiado, en cambio los cuartetos de Beethoven sigue vigente. Todavía nos preguntamos, ¿a dónde nos llevan sus últimos tres cuartetos?

¿Cuándo dejó de escuchar música mientras escribía?

No sabría decirlo. Antes tenía ciertos rituales: me lavaba las manos antes de escribir; siempre tenía una taza de buen té inglés; y ponía música para que crear una atmósfera. Así como llegaron, un día se fueron las manías. Todavía reescribo con música, pero ahora me estorba a la hora de escribir.

¿Alguno de sus libros o cuentos surgió a partir de una canción o pieza?

Hay un relato en No todos los hombres son románticos, donde inicio aludiendo ‘Can’t buy my love’, de The Beatles.

Algún concierto que recuerde…

Siempre que viajé lo hice en condiciones paupérrimas, de modo que no tenía dinero para  eso. En París amigos me invitaban a conciertos de música medieval. En Londres tenía un poco más de dinero y podía salir más, un amigo Peter Feuchtwanger –hijo del escritor alemán Lion Feuchtwanger-, era maestro de piano, y me invitaba a escuchar a sus alumnos entre quienes estaba Marta Argerich, cuya mano toqué dos veces.

¿Cuál es la música que más lo acompaña?

La música clásica del XIX y la música negra de los Estados Unidos, Cuba y Brasil; los sones veracruzanos y jarochos; el blues y el jazz. Beethoven, Schubert y Bach, siempre están ahí.

Con las Variaciones Goldberg, Bach demostró que la música sana…

Sí, aunque me gusta más El arte de la fuga. Hace varios años un amigo me grabó en cassette la interpretación de Glenn Gould de Variaciones Goldberg, en su momento me gustaba mucho, pero hace poco las volví a oír y me pareció algo espantoso. Gould me gustó tres o cuatro años, después lo detesté por exhibicionista. La publicidad tipo “Bach por Gould” o “Beethoven por Gould”, me molesta.

En la música clásica esto es común, sucede con los directores como Bernstein o Karajan…

Sí, existe el culto o el odio al director. Von Karajan no me gusta nada; Dudamel no me llega; en cambio Furtwängler me sigue pareciendo extraordinario.

¿Qué danzón lo pone a bailar?

‘Nereidas’, ‘Si Juárez no hubiera muerto’, que en realidad es ‘Si Martí no hubiera muerto’. En realidad nunca aprendí a bailar danzón por eso el rock fue una liberación, se baila separado.

El mejor grupo de rock que vio…

Qué puede hacer uno al escuchar el concierto de los Rolling Stones en Cuba. A su edad todavía la rolan. Yo los vi gratis en Hydepark en 1969, estaba en las primeras sesenta filas. Me hubiera encantado ver a Los Beatles cuando ya eran buenos músicos, después de Sargent Pepper. Los primeros discos de los Stones son buenísimos, no así los de Los Beatles.

¿Cuál fue su último descubrimiento musical?

Por influencia de mi hija Camila, quien toca un instrumento africano llamado cora, me he clavado en el blues de músicos africanos.

libros



Temas relacionados:
Cultura
Libros
Música




    Contenido Relacionado


  1. ‘La historia del rock mexicano ha sido a contracorriente’: Sr. González #Letrasynotas
    Enero 26, 2017 1:32 pm
  2. ‘El reggaetón profundo refleja la rabia de los jóvenes’: Alejandro Carrillo #Letrasynotas
    Enero 19, 2017 2:03 pm
  3. ‘El primer libro de cuentos que leí fue ‘Born in the USA’ de Bruce Springsteen’: Alberto Fuguet #Letrasynotas
    Enero 12, 2017 2:24 pm
  4. “Silvio Rodríguez tiene tanta habilidad que podría tocar death metal”: Felipe Ríos #Letrasynotas
    Enero 5, 2017 5:06 pm
  5. “Fletcher Memorial Home de Roger Waters, presente en mis cartones”: Hernández #Letrasynotas
    Diciembre 22, 2016 1:17 pm
  6. “Me encantaría que mi literatura sonara a David Lynch”: Bernardo Esquinca #Letrasynotas
    Diciembre 15, 2016 2:00 pm
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]