‘Okja’ y las películas que no son cine
La cinta que dividió al Festival de Cannes se estrenó esta semana en México a través de la plataforma de Netflix.
(Foto: Facebook/Okja)

A principios de mayo, Okja, la cinta de Netflix sobre la amistad entre una niña y un puerco genéticamente modificado, fue recibida con abucheos por el público en el Festival de Cannes. El motivo: una falla técnica del festival provocó que la película se viera con proporciones incorrectas en la pantalla.

Los organizadores intentaron resolver rápidamente el problema y reiniciaron la proyección. Esta vez y a pesar de que la imagen se veía del tamaño correcto, también hubo abucheos… cuando apareció el famoso letrero rojo de Netflix.

Algo similar pasó ese mismo día con Wonderstruck, de Todd Haynes, pero esta vez el que lo que provocó la molestia del público en la función de prensa fue el logotipo de Amazon.

Y aunque Netflix sí tuvo otro estreno en el festival (la cinta The Meyerowitz Stories, de Noah Baumbach), parece que tendrá que decirle adiós a Cannes, una de las plataformas más importantes del mundo cinematográfico, pues los organizadores del certamen francés han prohibido  a películas sin estreno en el cine participar en su competencia oficial.

La controvertida restricción tiene su origen en los engranes de la industria cinematográfica francesa. En esta país los boletos de cine tienen un impuesto destinado a incentivar la filmación de cintas locales, por lo que una caída en la venta de entradas pondría a temblar a toda la cadena de producción.

Los servicios de streaming como Netflix y Amazon, que permiten al usuario ver películas y series desde la comodidad de su hogar las veces que desee por una renta periódica, representan una amenaza para este modelo de producción basado en los ingresos en taquilla.

 

Francia: un reto para el streaming

Es por ello que la Federación de Cines Franceses (FNCF, por sus siglas en francés) se declaró en contra de incluir a los productos del streaming en la competición oficial de Cannes y su queja al parecer fue escuchada por los organizadores.

El mercado francés parece decidido a mantener como parias a los servicios de streaming, pues adicionalmente cuenta con una regla de “excepción cultural”, que establece un periodo mínimo de 36 meses desde que una cinta debuta en pantalla hasta que puede ser incluida en el catálogo de servicios como Netflix.

La complicada situación en Francia también hace eco a un temor mundial en la industria, recelosa del impacto de los servicios de streaming en los arcaicos modelos de producción, visión pesimista alimentada por escenarios apocalípticos imaginarios en los que las salas se quedan desiertas mientras todos decidimos encerrarnos en nuestras casas a ver la televisión.

Lo cierto es que las restricciones impulsadas por la FNCF y Cannes buscan prevenir algo ya es una realidad: los servicios de streaming y la gran pantalla conviven codo a codo… y todavía hay que hacer fila para comprar las palomitas en el cine.

El audaz modelo de competencia de los servicios de streaming se basa en ofrecer mayor libertad creativa a los directores, apostar por proyectos distintos y dar más opciones al público, pero no han llegado para arrebatar a los asistentes de las pantallas sino para acercarlo a ellas.

El cine y los servicios de streaming no terminarán por devorarse entre sí, debido al principio básico que distingue las experiencias ofrecidas por cada uno. Es cierto que no es lo mismo ver una película en la sala de proyección que verla en una televisión o una tablet, pero el poder del usuario reside en decidir cuál de las dos experiencias prefiere.

Pero Pedro Almodóvar, presidente del jurado en Cannes 2017, no está de acuerdo. El mítico director expresó: “Creo que la primera vez que veamos una película, la pantalla no puede ser parte de nuestro mobiliario, y nosotros debemos ser diminutos”.

Ante esto, Tilda Swinton, protagonista de Okja, le contestó al español durante una conferencia de prensa en el festival: “las películas más interesantes que se ven en Cannes, la mayoría de la gente no las ve en el cine”. Y remató: “No hemos venido aquí para los premios”.

El intercambio de argumentos se reproduce en todo Hollywood, con variantes en los interlocutores, pero el mismo tema central de debate. Lo cierto es que nadie tiene las respuestas correctas en un diálogo que se vuelve necesario para reflexionar sobre el futuro de la industria.

En cuanto a Cannes, habría que recordarle que aquellos aferrados a conservar el pasado corren el riesgo de convertirse en historia.

 

Posdata: ¿Valió la pena la polémica?

 

Los usuarios de Netflix en México podrán dar su propio veredicto sobre Okja, ya que la cinta se estrenó en la plataforma de streaming esta semana en nuestro país.

Con la actuación de Paul Dano y Jake Gyllenhaal, la cinta surcoreana es un híbrido entre una fábula fantástica y un retrato desolador sobre la crueldad con los animales y la industria de los alimentos.



Temas relacionados:
Cine
Espectáculos
Internet




    Contenido Relacionado


  1. Cineastas mexicanas participarán en la votación de los Premios Óscar
    Junio 30, 2017 2:07 pm
  2. Murió Valentín Pimstein, “el padre de las telenovelas”
    Junio 27, 2017 12:42 pm
  3. Daniel Day-Lewis, una vida invocando fantasmas (Videos)
    Junio 24, 2017 9:41 am
  4. Las memorias prepóstumas del cineasta Terry Gilliam
    Junio 21, 2017 3:32 pm
  5. Reporte médico revela que Carrie Fisher consumió cocaína y otras drogas
    Junio 19, 2017 4:06 pm
  6. Harry Potter y la Guerra contra los fans (Video)
    Junio 10, 2017 10:14 am
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]