Sabina Berman descubre a El dios de Darwin
En su novela más reciente, la escritora recrea los misterios que rodean la vida de Charles Darwin.
Sabina Berman descubre a El Dios de Darwin
Portada y autora. (Foto: Planeta).

En medio del océano la introspectiva “Karen”, recibe una llamada de la Interpol. Un compañero universitario desapareció y la joven fue la última persona a quien llamó en busca de auxilio. El mensaje póstumo de su amigo la lleva al Archivo Darwin, en la abadía de Westminster, donde descubre un texto póstumo del autor de El origen de las especies. El hallazgo desencadena un nuevo debate entre científicos y religiosos. Este es el argumento sobre el que se sostiene, El dios de Darwin (Destino), la nueva novela de Sabina Berman, quien habla en entrevista con Aristegui noticias.

¿Cómo se llega a la frase: “Fuera de las palabras hay un lugar interminable, se llama realidad?

Es una frase totalmente descriptiva. Toda mi biografía está en dos líneas. Hace diez años mientras buceaba caí en cuenta de que mientras lo hacía no pensaba o pensaba muy poco. Esa sensación me produjo un gran descanso. Aquella reflexión me llevó a la adolescencia, una época en la que no dejaba de pensar. Recuerdo que fui con el neurólogo para preguntarle: ¿Cómo paro este radio que tengo en la cabeza? El doctor me respondió: “Te tengo una noticia, todo mundo es igual que tú”. Ahora es muy evidente el ejercicio de las palabras más evidente. Estamos pegados al teléfono, a la tele, incluso en los libros, estamos rodeados de palabras. Por eso decidí salirme del mundo de las palabras y descubrí que puedo estar fuera de todo esto. Mis últimos libros son sobre este tema.

¿Es una suerte de declaración de principios?

Cierto, la novela está escrita desde ahí. Parece paradójica hasta que observas como está construida. Los personajes están descritos desde afuera no desde sus pensamientos.

Pero sin duda es paradójico. A través del personaje de “Karen”, hace una crítica al excesivo uso de las palabras, partiendo de la misma palabra.

Me he especializado en lo que es mi tormento y mayor gozo para controlarlo y que no me controle. El lenguaje es la primera capacidad extraordinaria del ser humano. Darwin dijo que una vez que empezamos a hablar creamos cultura. Wittgenstein escribió un tratado maravillo sobre el lenguaje que termina con una maravillosa frase: “Todo lo demás es silencio”. ¿Todo lo demás? No. Las palabras son muy poquito, representan menos del uno por ciento de la realidad. El verdadero tema del libro, es el relato y la fatalidad de que somos la especie más parlanchina. Muestro a un Darwin atormentado por el relato. Se tardó veinticinco años en escribir lo que había investigado porque desconfiaba del lenguaje.

¿Ese es parte de los encantos de Darwin?

En parte pero alrededor de Darwin hay un todo extraordinario. El libro se me ocurre en Westminster cuando sorpresivamente me encuentro de pie sobre su tumba. Al principio pensé que sería un homónimo. Imagínate, fue un hombre que a los cuarenta años dejó de entrar a una iglesia. No entró ni cuando su hija murió. Era un ateo. ¿Cómo permitió su familia que lo sepultaran en una iglesia? De ahí nace la novela. Darwin es mi adn mental. El momento en que se destruyó el lenguaje de la religión fue cuando él dijo, el relato del ser humano es otro.

¿El género más apropiado para escribirla era el thriller?

Sí, por el manejo de las emociones. Sin embargo, no hay policías ni asesinatos, Mi mayor esfuerzo consistió en quitar lo inservible. Es curioso porque no soy buena lectora de thrillers, más bien gustan las acciones definitivas o determinantes por eso me encanta el teatro griego.

Usted se mueve con soltura entre ambos géneros.

Tienen reglas distintas pero existen más semejanzas que diferencias entre ambos. Mientras escribí la novela pensé mucho en los diálogos socráticos y concluí que habría sido imposible hacerla en teatro. Aunque insisto no son tan diferentes. Ambas son lenguaje, trama, suspenso, estructura, abordan los mismos problemas y cada uno tiene particularidades que dan libertad y la acotan.

¿El dios de Sabina Berman cuál es?

Es como el que describe Darwin al final de la novela. Un dios modesto, omnipresente, hipercreativo, sin un plan y sin predilección por el ser humano.  Es un dios con una sola ventaja sobre el dios de la Biblia, no es imaginario.

 

 



Temas relacionados:
Libros


    Contenido Relacionado


  1. Premian a Sabina Berman en AlemaniaPremian a Sabina Berman en Alemania
    septiembre 12, 2012 1:49 pm
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]
 
Pide Fiscalía de Jalisco orden de aprehensión en contra de La Volpe
Es acusado de acoso sexual por la podóloga Belén Coronado.
#CaminoASemis @MiEquipoWIN Equipod de la A espero hayan disfrutado el recreo, xq América volvio a poner orden. América es de Primera!!
0 retweets less than a minute ago
1070noticias 1070 Radio Noticias
Entregan el premio Ciudad y Naturaleza José Emilio Pacheco en la FIL - https://t.co/7jT6wwBk8H
0 retweets about a minute ago
falcarazfer francisco alcaraz
Ha muerto pero no se acabó la rabia, las víctimas señalan a Fidel como el mayor criminal - https://t.co/vpSQJnMWfI #GoogleAlerts
0 retweets about a minute ago
efrainegrette Efrain Negrette
#Cuba de Fidel Castro para los homoxesuales Todos los homosexuales que apoyan la revolución,deberían conocer el... https://t.co/m5BiAF8Q3c
0 retweets about a minute ago