‘El rock es la máxima representación de libertad’: Loquillo #Letrasynotas
El músico y español tocará en México en noviembre próximo; adelanta además, que ya trabaja en su tercera novela.
(Warner Music).

Hace tiempo, bastante ya, que José María Sanz Beltrán se convirtió en Loquillo y tomó el rock como bandera. Con 56 años sobre los hombres, el músico puede presumir de hacer lo que ha querido. Un par de novelas, poco más de dos decenas de discos y algunos coqueteos con el cine, lo colocan en un escalafón importante dentro de la cultura española.

El artista visitó México con miras a “destensar las relaciones”, tras años de ausencia, y promover su disco Rock and Roll Actitud. Además, adelantó que el próximo 17 de noviembre se presentará en el Lunario.

Alto y ataviado de negro, al estilo de Johnny Cash, el ibérico conserva la voz firme y afirma: “Estoy harto de ver a tipos con conciencia social que venden los boletos a cien euros y que aprovechan su “conciencia” para estar más cerca del poder”.

Recién circula en México un disco recopilatorio con lo mejor de sus últimos diez años. Si algo distingue la recopilación es su plasticidad acerca del rock. Va del rockabilly a colaboraciones con poetas como Luis Alberto de Cuenca.

Sí, he querido hacer un resumen de lo más actual y representativo de la banda, que por otro lado es bastante ecléctica. Vamos como bien dices, de la poesía de Luis Alberto de Cuenta y Gabriel Sopeña, al rockcabilly más primitivo.

¿Todavía le ve muchas posibilidades al rock?

Soy consciente de que para los ortodoxos, el rock sólo debe ser como ellos quieren que sea. Y no es así. El rock lo hacen los creadores y ellos deciden. Jamás debes hacer un disco pensando en lo que el público quiere porque termina sin gustar ni a ti, ni al público.

Tiene dos novelas, discos de poesía, una película, y más de una veintena de discos. ¿Qué es la rock and roll actitud?

Para mí es la máxima representación de libertad que conozco y reúne todas las artes que me interesan. Lou Reed decía en los setenta, que el rock es un compendio de cine, teatro, música, literatura y añadiría cómic. Y aún es joven porque empezó a mitad de los años cincuenta. Sin duda es la forma de cultura más importante del siglo XX y lo que va del XXI.

¿Esta libertad creativa tiene algún costo?

Con cuarenta años de trayectoria me puedo permitir el lujo de decir que he hecho lo que he querido y cómo he querido. No sé si lo pueda hacer todo el mundo, lo que sí afirmo es que no se lo han tomado como yo, con disciplina, trabajo y haciendo las cosas cuando tocan. Cuando tienes algo en la cabeza debes hacerlo en el momento. Seguir esta norma me ha ayudado a no tener fantasmas en el pasado.

¿Y los errores?

Los errores siempre son tuyos, nunca de los otros porque igual tu error ha sido confiar en otro o estar en un lugar que no te correspondía. En ese sentido, siempre he sido muy autocrítico. Sólo se cae quien se mueve, y sólo se levanta aquel que tiene el impulso necesario para volver a reinventarse; y eso me ha pasado muchas veces, forma parte del personaje.

¿Cómo convive con ese personaje?

El personaje está ahora, mientras estoy hablando contigo. La persona real es la que se sube al escenario. En eso soy distinto a los demás. La mayoría necesita del personaje para enfrentarse al público, en mi caso es al revés. El escenario es mi casa y cuando estoy arriba me encuentro en mi estado puro.

¿Por eso edita tantos discos en directo?

Cuarenta años dan para mucho y cada disco refleja una época determinada. Los directos sirven para calibrar el estado del artista en cada momento.

Usted ha vivido desde la euforia post dictadura hasta ahora que son tiempos más agrestes y ante los cuales ha asumido una posición crítica.

No me considero un artista social o político. Crecí con algunos que hoy son aquello que denunciaban. Nunca he creído en la música social. Te tengo 56 años y ya me han engañado muchas veces. Creo en el individuo. Sólo puedes amar, si antes te amas a ti mismo. Sólo puedes cambiar las cosas, si antes cambias tú. Puedo hablar de lo que se nos prometió y de lo que se nos ha robado, pero jamás hablaré de desencanto.

Aunque uno piensa en canciones como ‘Contento’ y no me dirá que ahí no hay crítica.

He grabado temas de George Brassens y Luis Eduardo Aute; hice la música de la película de Mujeres en pie de guerra. Pero nunca me ha gustado considerarme un intérprete de denuncia. Estoy harto de ver a tipos con conciencia social que venden los boletos a cien euros y que aprovechan su “conciencia” para estar más cerca del poder. No creo en los salvapatrias. Yo lucho por mí, por mi familia y mis amigos. Con eso ya es bastante. Bruce Springsteen no deja de hacer lo que haría cualquier músico en cualquier país. Me parece normal que hable de lo que sucede en América. No lo considero un artista comprometido, sino como un artista que vive al día. Quien viva la calle en sus letras, reflejará algo de eso. No te fíes de la revolución y menos aún de músico revolucionario.

¿Cuándo dejó de creer en la revolución?

Nunca creí en la revolución. Pertenezco a una generación que vivió la vida al máximo. Nos contaban que las generaciones anteriores no podían hacerlo, pero nosotros lo vivimos.

 Hace poco leí una entrevista donde decía que no tenía referentes…

De mi generación no. Mis referentes son siempre mayores. Siempre hay que fijarse en la gente con más experiencia, en todo caso yo soy el referente. Para mí, Aute es un referente,  es una persona mayor, con una carrera larga y que ahora vive una situación difícil.

En los últimos dos años han muerto varios referentes del rock. ¿Cuándo ve esto, qué piensa, se ve obligado a meter el acelerador?

Espero tener una vejez cojonuda, rodeado de nietos y disfrutando del trabajo que he hecho a lo largo de mi vida. Cuando no pueda subirme a un escenario lo dejaré y listo, continuaré de otra manera. No le tengo miedo a nada de eso. Bowie murió en el mejor momento de la obra y ese es un punto muy alto, ése referente pesa mucho. Ahí está el nivel, cualquier punto más bajo no me interesa.

¿Lo mismo que Leonard Cohen?

Cohen no es una referencia para mí, él es un cantautor. Sé que Aute también lo es, pero fue el primer español en incorporar rock a su poesía.

En la relación poesía-rock. ¿El Nobel a Dylan legitimó al rock como arte o no hacía falta?

Yo sería más práctico. La música necesita un Nobel. ¿A caso Hugo Pratt creando el Corto Maltés, no merece el Nobel? Claro, pero no se le entrega al cómic. La academia sueca es antigua. Cuando nacieron los Nobel muchas de las demostraciones actuales no existían y por lo tanto intentan modernizarse como pueden. Algún día se tendrá que premiar a un fotógrafo.

libros



Temas relacionados:
Cultura
Libros
Música




    Contenido Relacionado


  1. 4 libros básicos acerca de Andy Warhol
    Junio 1, 2017 2:52 pm
  2. Eduardo Matos, González Gamio y Quirarte, de la crónica colonial a la contemporánea
    Mayo 31, 2017 4:57 pm
  3. ‘No podemos escribir como si viviéramos en un país donde no pasa nada’: L. M. Oliveira
    Mayo 31, 2017 9:26 am
  4. Viaje al fondo de ‘House of Cards’ #PrimerosCapítulos
    Mayo 30, 2017 2:54 pm
  5. La filosofía política de Frank y Claire Underwood, de ‘House de Cards’
    Mayo 30, 2017 8:29 am
  6. Larousse del Tequila gana Premio Gourmand
    Mayo 29, 2017 5:42 pm
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]