Tras polémico penal, Real Madrid empata y cede el liderato (Video)
Gracias a un doblete de Cristiano Ronaldo en los últimos cinco minutos, los "merengues" igualaron 3-3 con Las Palmas y cayeron al segundo lugar general.
(Foto: Twitter @realmadriden)

Cómo llevar a palabras la locura, cómo describir lo que deja sin aliento. Hay días que contar el futbol es un privilegio pero este miércoles es imposible. Porque decir que el Real Madrid igualó en los minutos finales un 1-3 jugando con uno menos desde el minuto 47 se queda corto. Porque contar que la Las Palmas dominó en el Estadio Bernabéu pero se marchó sin premio es injusto para los amarillos. Y porque hacer un listado de polémicas en un duelo tan intenso, vivo y precioso sería repugnante.

Si nos posicionamos antes del partido, un empate es insuficiente para el Real Madrid y un buen botín para Las Palmas. Si colocamos en el minuto 85 nuestro punto de partida, el pitido final dejará una sensación de alivio en los locales, un sabor amargo en las filas canarinas.

Cristiano Ronaldo firmó otro milagro. Bueno, sería un milagro en cualquier otro estadio del mundo y para cualquier otro equipo. Un madridista, en el minuto 86, con su equipo perdiendo 1-3 y con uno menos en sus filas, lo primero en lo que piensa es en quién empujará el 4-3 y a cuál de sus dos vecinos de asiento abrazar. Un estadio en el que un milagro es tan común como un atardecer.

Pero con los milagros ya no basta. Al Real Madrid hay que pedirle menos entrepierna y más pierna. Menos milagros y más futbol. Como el que puso Las Palmas. El equipo de Enrique Setién es la compañía ambulante de artistas del balón más divertida de la Liga, diga lo que diga la clasificación.

Malabaristas, trapecistas y unos peloteros de cuidado. Si no ganó fue porque jugó contra un caminante blanco al que no se sabe bien cómo matar. Y rematar. Y volver a rematar. Porque siempre se levanta.

Isco Alarcón adelantó al Real Madrid en el minuto 8, gracias a un pase tremendo de Mateo Kovacic, tan grande como el hueco que dejó Las Palmas en el centro de su defensa. El malagueño festejó con gol su titularidad, pero lo festejó poco.

Porque a los dos minutos apareció Tana (Pedro Tanausú Domínguez), perreó sobre el balón, Sergio Ramos no le siguió el paso de baile, y soltó un zapatazo que sorprendió a Keylor Navas.

Empató Las Palmas que se coló hasta la cabina del DJ y puso su ritmo a sonar por megafonía. El futbol mutó en locura y nadie se mueve en esos lares como el equipo amarillo.

Ataques, contraataques, fueras de juego milimétricos aquí y allá y un muchacho que conocía el parque sobre el que jugaba y que se divirtió como hacía tiempo que no se divertía. Jesé se lo pasó en grande galopando, regateando, luciéndose.

Y si alguien esperaba que tras el descanso fuese todo más tranquilo no podía estar más equivocado. A los dos minutos de la reanudación, vaya usted a saber por qué, un chico de Cardiff (Escocia), al que se presupone frialdad, persiguió a un canarión soltándole patadas.

Cuando el amarillo se revolvió, y a menos de medio metro del árbitro, Gareth Bale le metió un empujón a José de Viera que no le iba a valer otra cosa que la expulsión, tan merecida y justa como estúpida.

A la roja siguió un carrusel de despropósitos del Real Madrid, que dejó huecos e invitó a Las Palmas a ganar. Ramos, con un paradón que quiso ocultar con las manos en la cara en lamentable y reincidente actuación, permitió a Viera anotar desde el manchón penal.

Y otra vez, como ante el Valencia. Y otra vez, como ante el Villarreal. Y otra vez el Madrid volvió a encajar dos goles seguidos.

Un pelotazo largo le sirvió a Kevin-Price Boateng para lucirse en carrera ante Marcelo antes de sortear a un Keylor Navas que salió a la desesperada y que desespero a una afición que ya no le ve seguro. Kevin Prince anotó a puerta vacía y el Bernabéu la tomó con el portero costarricense.

De un tiempo a esta parte, la estrategia ofensiva del Real Madrid es de segundo de primaria, lanza y lanza balones al área esperando que uno de ellos se quiera dormir en la red.

Falló mucho, muchísimo el equipo de Zinedine Zidane antes de que el árbitro David Fernández Borbalán señalase un muy discutido penal, tras indicación de su auxiliar, por una presunta mano de Dani Castellano y Cristiano fusilase desde los once metros.

El portugués cogió el balón de la red con una fe inquebrantable, la misma con la que empató dos minutos después, tras un sólido cabezazo en el que giró el cuello medio Bernabéu.

Las Palmas se marcha con cara de decepción tras una exhibición de las que se recuerdan pero no dan réditos. Al Real Madrid le cuesta sonreír. Ha descubierto que los milagros ya no bastan. Ya no es líder, 56 puntos por 57 del Barcelona, pero sigue vivo y con un partido pendiente.

(Con información de Marca Claro)
banner-deportes



Temas relacionados:
Deportes
España
Futbol




    Contenido Relacionado


  1. Evita Real Madrid “pinchazo” en La Cerámica y recupera liderato (Video)
    Febrero 26, 2017 6:45 pm
  2. “Quema” Valencia al Real Madrid en Mestalla (Video)
    Febrero 22, 2017 3:03 pm
  3. Reaparece Gareth Bale y anota en la victoria del Real Madrid (Video)
    Febrero 18, 2017 12:56 pm
Escribe un comentario

Nota: Los opiniones aquí publicadas fueron enviadas por usuarios de Aristeguinoticias.com. Los invitamos a aprovechar este espacio de opinión con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido.

Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados, escríbenos a [email protected]